Collarín Cervical: qué es, para qué sirve, tipos y cómo se usarlo

El collarín cervical, conocido también como cuello ortopédico, es una órtesis que se pone en el cuello con el propósito de estabilizar e inmovilizar las vértebras cervicales.  Se utiliza para el tratamiento de dolor de cuello,  como un esguince, artrosis o latigazo cervical.

Collarín Cervical Blando

Hecho para tratar la tortícolis muscular, osteocondrosis cervical, miositis, radiculopatía, lesiones por latigazo cervical, dolor neurológico, daños en los músculos
  • MATERIALES: Espuma y algodón
  • TALLA: XS/S/M/L
  • COLOR: Negro
  • PESO: 90 g.

Collarín con Imanes

Hecho para tratar la tortícolis muscular, osteocondrosis cervical, miositis, radiculopatía, lesiones por latigazo cervical, dolor neurológico, daños en los músculos
  • MATERIALES: Espuma y algodón
  • TALLA: XS/S/M/L
  • COLOR: Negro
  • PESO: 90 g.

Collarín Cervical Rígido

Hecho para tratar la tortícolis muscular, osteocondrosis cervical, miositis, radiculopatía, lesiones por latigazo cervical, dolor neurológico, daños en los músculos
  • MATERIALES: Espuma y algodón
  • TALLA: XS/S/M/L
  • COLOR: Negro
  • PESO: 90 g.

La ortesis para columna vertebral es uno de los productos de ortopedia más importantes que existen. Lo considero así porque es un recurso que permite que las cervicales del cuello de una persona estén en la posición perfecta, en relación a su misma columna.

Hay que recordar que la columna vertebral define un aspecto clave como lo es la movilidad de una persona. Esta ortesis es también denominada como collarín cervical. En este artículo te dejaré en claro lo que representa, tanto como recurso para traumatismos como para procesos posoperatorios.  

¿Qué es un Collarín Cervical? 

El collarín cervical es un producto de ortopedia que es fabricado en diversos materiales. Algunos son más avanzados y sofisticados que otros. La utilidad de cada uno depende de la gravedad del problema ortopédico que esté afrontando la misma persona.

En el mercado se pueden encontrar ortesis de este tipo que son elaboradas a base de espuma, siendo recubiertas con funda de Stokinete. Esta es la versión más tradicional, pero no es la más sofisticada que existe, ya que en otras se hace uso de materiales plásticos y cintas de velcro.

Lo que define a un collarín cervical siempre será su condición de adaptarse a cualquier tipo de cuello, a pesar de que existen tallajes tanto para niños como para adultos. Pero ante todo es su funcionalidad de evitar la hiperextensión del cuello y su misma movilidad.

Desde mi punto de vista, lo más interesante es que es un producto de ortopedia que amortigua el movimiento, enfocándose en que el cuello permanezca firme. Pero al mismo tiempo es un producto que estabiliza la zona muscular cervical y permite que los nervios sean descomprimidos.

Por esto mismo es un producto que debe ser usado de manera adecuada, ya que podría generar atrofia muscular, lo que reduciría la efectividad del movimiento del cuello. Es decir, debe utilizarse pero no durante periodos demasiado largos.

Como prueba de ello, un estudio indicó que 200 pacientes que llevaron esta ortesis necesitaron de más sesiones de fisioterapia que aquellos no tuvieron que usarlo durante un proceso de esguince cervical.

Aunque se presenta como un producto que resulta incomodo, en gran medida la inmovilidad que proporciona ayuda a reducir la presencia de dolores cervicales que afronte la persona. Su uso tiene que estar recomendado directamente por un médico profesional.

Ya que el tipo de collarín cervical a utilizar dependerá exclusivamente de qué tan grave es la lesión que afronta la persona. No es lo mismo utiliza simplemente un collar cervical de espuma a uno que es fabricado a base de polietileno o poliuretano.

Pese a ello, son muchas las personas que suelen recetarse a sí mismas su uso, sobre todo en el caso del collarín que es material de espuma. En estos casos suelen hacerlo para un dolor o condición tan poco seria como lo es un latigazo cervical.

¿Para qué sirve un Collarín Cervical?

Actualmente, las ortesis cervicales son utilizadas generalmente para 4 tipos de usos. En primer lugar se encuentran los traumatismos de las partes blandas, que también es conocido como el latigazo cervical. Este es el tipo de molestia que recibe el cuello tras haber realizar un movimiento brusco de cabeza por parte de la misma persona.

El latigazo cervical proporciona un dolor bastante común, por lo que esta ortesis entra a tomar protagonismo, manteniendo el cuello en la posición adecuada. Esto evita que el desgarre muscular que ha afrontado el cuello se vea expuesto. Cualquier movimiento impacta en dolor.

Mientras tanto, el segundo de los usos del collarín cervical tiene que ver con traumatismos óseos leves. En la tercera categoría de usos de esta ortesis de ortopedia se encuentran los procesos reumáticos en fase dolorosa, tal como lo puede ser la cervicobraquialgias.  

La cervicobraquialgias es una condición en donde el dolor muscular se proyecta tanto en la zona del cuello como en el brazo. La persona experimenta una especie de tirón o dolor que genera una fuerte relación entre ambas partes. El collarín impide entonces que un movimiento involuntario genere dolor.

Finalmente, el otro uso de esta ortesis tiene que ver con ser una medida de protección postoperatoria. La ortesis entra a tener la misión de evitar cualquier flexión de la columna cervical, como también la hiperextensión del cuello. Lo que se espera es que la cabeza permanezca en posición neutra.

Más allá de estos usos prácticos y ortopédicos profesionales, hay que recordar que la ortesis viene a representar a uno de los productos de ortopedia que es más utilizado en el caso de accidentes. Cuando ocurre un accidente de tránsito de considerable gravedad, éste viene a tener participación.

En estas situaciones, su uso tiene una finalidad preventiva. La idea es que el traumatismo recién afrontado por la persona, no genere una luxación o lesión cervical. El cuello permanecerá quieto, impidiendo que la situación en la que se encuentre la persona pase a una situación más crítica.

Tipos de Collarines Cervicales

Existe una gran variedad de collarines cervicales en el mercado. Pero ante todo hay que reconocer que existen tres tipos de collares. Se habla propiamente del collar cervical blando, del semirrígido y el rígido.

La esencia del collar, en el caso de los categorizados como rígido y semirrígido, siempre se encuentra en el apoyo que recibe el mentón y la zona trasera del cráneo.

Collarín Cervical Blando

El collarín cervical blando no es tan exigente. Suele ser desarrollado a base de materiales como espuma, siendo recubiertos con una funda de Stokinete. Se trata de un producto que no limita en gran medida la movilidad del cuello. La idea de su uso es permitir que la cabeza este mejor soportada.

De esa manera los músculos y las articulaciones de la persona se encuentran en una posición más relajada. Es el clásico collarín que suele usarse para esguinces cervicales.

Collarín Cervical Semirígido

En este caso se cuenta con un collar cervical que brinda un gran apoyo en la zona occipital. Es decir, en la base inferior trasera del cráneo. A sí mismo se cuenta con un punto de apoyo en el mentón. Se trata del clásico collarín que es desarrollado con materiales plásticos y rellenos de espuma.

Este collarín suele ser fabricado a base de polietileno.

Collarín Cervical Rígido

Esta versión de collar impide con mayor poder la movilidad del cuello. Por eso, aparte de tener un diseño similar al anterior, cuenta con un punto de apoyo que se ubica en la zona del esternón. Es una de las ortesis que suelen usarse para procesos postoperatorios o metastesis oseas.

De hecho, este es el que más se utiliza para los casos de accidentes. El collar Philadelfia es el más reconocido. Suele ser desarrollado además con cintas de velcro, lo que permite ajustar suavemente su diseño al cuello de la persona.

Además de materiales plásticos suele fabricarse haciendo uso de elementos metálicos.

¿Cuándo usar un Collarín Cervical?

Para hacer uso de esta ortesis de ortopedia es necesario que realmente la persona este padeciendo de un problema con sus cervicales. Asuntos como cervicobragialgias o el latigazo cervical requieren del apoyo de este tipo de collarín. Se hace uso en este caso para lesiones musculares en la zona cervical.

Dependiendo de la gravedad afrontada, el collar podría ser utilizado durante las 24 horas del día. Esto es más que todo para procesos de recuperación postoperatorios. En el caso de a la hora de dormir, se suele usar un tipo de collarín más cómodo y blando.

En ocasiones será necesario ubicar una almohada a la altura de la rodilla para que la columna permanezca en línea recta, mientras la persona duerme de un solo lado.

¿Cuándo no usar un Collarín Cervical?

Considero personalmente que es importante insistir que un collar cervical no puede ser usado cuando no existan lesiones musculares. El collar no se debe usar cuando ejerza demasiada presión sobre la zona del cuello. La persona que tenga una lesión menor como un latigazo cervical puede retirárselo a la hora de bañarse.

El collar suele ensuciarse por el sudor al ser usado durante varias horas al día. Solo en el momento que será aseado resulta necesario retirarlo. Tras lo cual lo sensato será ubicarlo nuevamente. Esto aplica más que todo para el collarín cervical que es de categoría rígida, como lo es el collarín Philadelphia.

¿Cómo poner o colocar un Collarín Cervical?

Para hacer uso de la ortesis cervical, hay que tener en cuenta la dimensión que éste tiene. La elección se debe realizar siguiendo la distancia existente entre el trapecio y la mandíbula. El trapecio es toda la zona muscular que va de cuello, hasta el extremo donde inicia el hombro.

Es necesario ahora que la posición de la columna y la cabeza estén en posición neutra. Como el collar cervical tiene la virtud de abrirse la persona o el asistente debe ubicarlo, ingresándolo en el cuello por la zona abierta. Ya en este punto la cuestión se zanja haciendo uso del velcro.

Considero esencial recordar en este punto que siempre se debe elegir el collar indicado de acuerdo a su tamaño. En caso contrario, si se trata de un producto muy pequeño, la presión obstruirá el fluido de la sangre hacia los vasos sanguíneos. Si es demasiado grande la ortesis no se garantizará la inmovilidad.

Conclusión:

El collarín cervical es un producto cuya finalidad será impedir la movilidad de la zona cervical del cuello y su respectiva relación con la columna vertebral. Su diseño depende del tipo de uso que se le dará, ya que así como puede ser usado para problemas musculares menores, también están para los más agravados.

Considero que hay que seguir siempre las recomendaciones médicas a la hora de comprar uno y hacer uso de éste mismo. Se trata de un producto clínico que en caso de ser usado de manera inadecuada afectará a las cervicales, gestando un resultado contraproducente.

En el caso de que tengas alguna duda o sugerencia, déjanos un comentario y te responderemos en la mayor brevedad. 

###

Si te ha gustado el artículo y te ha sido útil, por favor, ayúdanos a que esta información llegue a más personas. Solo tienes que hacer click en los botones que verás abajo y compartirlo en tus Redes Sociales. Muchísimas gracias por tu ayuda.

Deja un comentario

“Este sitio web utiliza cookies, tanto propias como de terceros para recopilar información estadística sobre su navegación y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, generada a partir de sus pautas de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso”. Más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar