Cabestrillo Inmovilizador: para qué sirve, tipos y cómo utilizarlo

Cuando se padece una rotura de clavícula, hombro o codo es importante inmovilizar la zona para asegurar su recuperación. Ya que utilizamos esas articulaciones muy a menudo en el día a día, un movimiento brusco puede impedir cualquier tipo de avance en el tratamiento. Por eso es de vital importancia anular el movimiento siempre que sea posible, y esta tarea será mucho más sencilla si recurrimos a un cabestrillo inmovilizador de hombro, codo y muñeca. 

Pero ¿qué tipo de ortesis inmovilizadoras de hombro existen y cómo se utilizan? Pues bien, todo dependerá del tipo de lesión que suframos para saber cuál es el cabestrillo que mejor se adapta a nuestras necesidades.

¿Qué es un Cabestrillo?

El brazo es una zona muy sensible a los movimientos, ya que utilizamos constantemente las articulaciones para realizar todo tipo de tareas que pueden ser simples y suaves o complejas y duras. Si además padecemos artrosis, bursitis o tenemos algún tipo de esguince en tendones o ligamentos, estos movimientos no hacen sino empeorar estos traumatismos. 

La ortesis inmovilizadora de hombro es un sistema pensado para la inmovilización y protección del brazo cuando hemos sufrido una fractura de húmero, rotura de clavícula, lesiones en hombro o codo o padecemos de algún tipo de dolor articular, dolores reumáticos o traumatismos.

Además, son ayudas simples y eficaces hechas de materiales flexibles y resistentes. Un cabestrillo contienen una cavidad que sostiene el antebrazo junto con una correa que lo asegura al cuerpo. Las correas generalmente descansan en el hombro opuesto a la lesión para un mejor agarre.

¿Para qué sirve un Cabestrillo?

El principal objetivo de un cabestrillo es inmovilizar el miembro lesionado, evitar la fatiga de los músculos cervicales y dar soporte y descanso al brazo en recuperación. Se prescribe un cabestrillo para el brazo o el hombro después de la cirugía para acelerar el proceso de curación, ya que la parte lesionada puede irritarse por un movimiento excesivo. 

Será el traumatologo o el ortopedista quién nos diga qué tipo de cabestrillo es el adecuado para nuestro tratamiento. Además, hay que tener en cuenta que los cabestrillos no son permanentes y se pueden quitar para realizar tareas diarias como bañarse o vestirse.

¿En qué tipo de lesiones se recomienda usar un Cabestrillo?

Un cabestrillo inmovilizador ortopédico es la solución ideal para una pronta recuperación de este tipo de fracturas, ya que, como su propio nombre indica, inmoviliza la zona por completo para que no movamos el brazo en ningún momento y así asegurar su reposo absoluto. Así pues, esta órtesis es idónea para:

  • Procesos inflamatorios que requieran de inmovilización de la zona.
  • Problemas de movilidad.
  • Dolor articular.
  • Dolores reumáticos.
  • Fracturas de clavícula y húmero.
  • Luxación de hombro.
  • Esguinces.  
  • Traumatismos en la zona del brazo.
  • Artritis, tendinitis artrosis o bursitis.
  • Necesidad de vendaje y recuperación post-cirugía.

Las lesiones en la zona del brazo pueden llegar a ocasionar desde una tendinitis leve hasta una rotura grave. En el caso de las tendinitis, éstas ocurrirán cuando se dé un esfuerzo repetitivo o una sobrecarga en los tendones, lo cual nos impedirá realizar tareas de forma cómoda debido al dolor. La tendinitis puede ser:

  • Tendinitis de hombro: Esta tendinitis, a menudo degenerativa, es muy común en personas adultas a partir de los 40 años, una de las razones por las que ocurre es el envejecimiento de los tejidos musculares. Sin embargo, también la padecen personas que hacen movimientos bruscos o sobrecargan sus hombros, con jugadores de tenis o béisbol, nadadores o personas que trabajan levantando cargas pesadas. El debilitamiento del tendón puede dar lugar a lesiones graves.
  • Tendinitis de brazo: Sucede cuando la tendinitis se da en la zona próxima al bíceps y suele darse junto a otros problemas de hombro, a veces incluso al mismo tiempo que otras lesiones que afectan al llamado tendón del manguito rotatorio. Es especialmente incómoda porque causa dolor en la parte anterior y/o lateral del hombro, así como en la parte superior del brazo, e impide que podamos mover el mismo debido a una rigidez de la zona.
  • Tendinitis de codo: Aunque también puede ser degenerativa, esta tendinitis es más habitual que sea causada de forma accidental debido a una actividad excesiva en la zona del codo. El ejemplo más famoso es el llamado “codo de tenista” o, también, el “codo de golfista”, aunque no hace falta dedicarse a estos deportes para sufrir tendinitis de codo. Un esfuerzo repetitivo en los músculos del antebrazo puede derivar fácilmente en este tipo de lesión.
  • Tendinitis de muñeca y mano: Una sobrecarga en los tendones de las manos puede derivar en una tendinitis de mano o de muñeca, dependiendo del tendón afectado. Utilizar mucho el ordenador, jugar al baloncesto, mecanografiar o coger objetos pesados pueden ser algunas de las causas de esta lesión. Es una de las más incómodas, ya que imposibilita un movimiento cómodo de la mano y/o muñeca y eso supone pérdida de fuerza, bloqueo y un dolor agudo en la zona, así como su hinchazón.

Cuando estas lesiones no se tratan de la forma adecuada derivan lesiones graves. Así mismo, un movimiento muy mal realizado o un sobreesfuerzo extremo pueden ocasionar roturas de huesos en el hombro, brazo, húmero o clavícula. También pueden darse dislocaciones de hombro, que pueden llegar a resultar extremadamente dolorosas, sobre todo si no se tratan de forma adecuada.

En todos estos casos, es primordial recurrir a un cabestrillo inmovilizador de hombro para asegurarnos de que no realizamos ningún tipo de movimiento que pueda retrasar la recuperación, además de protegernos de golpes externos y del dolor que causa estos movimientos.

Tipos de cabestrillo inmovilizador de hombro, codo y muñeca

Existen diferentes tipos de ortesis inmovilizadoras de hombro orientadas a la lesión y al tratamiento de cada paciente:

Cabestrillo inmovilizador tipo Vietnam 

Considerada una de los más comunes, esta ortesis inmovilizadora cuenta con una faja de soporte que asegura la inmovilización del brazo en su totalidad.

Cabestrillo inmovilizador tipo Velpeau

Esta órtesis “abraza” más al paciente, pues se utiliza para fracturas de húmero, luxaciones de hombro y roturas de clavícula. Así se previene el movimiento del hombro y el codo.

Cabestrillo inmovilizador Sling

Otra de las ortesis más recurridas. Se trata de un recubrimiento acolchado que va desde el codo hasta la muñeca, acompañado de una suerte de “columpio” antideslizante que ayuda a que el brazo esté en la posición correcta de 90 grados. No asegura tanto la inmovilización, pero protege la zona del antebrazo.

Cabestrillo inmovilizador tipo Gilchrist

Esta ortesis de ortopedia blanda utiliza tiras de velcro para inmovilizar de forma efectiva la zona del hombro, por lo que es recomendada, sobre todo, para tratar las fracturas de clavícula y húmero.

Cabestrillo inmovilizador tipo avión o abducción

Simulando que sujeta una bolsa de viaje, el paciente que recurra a este tipo de ortesis inmovilizadora acelerará la rehabilitación de su hombro después de una operación quirúrgica. El cojín que separa el antebrazo del cuerpo permite situar el brazo en un ángulo de 45 grados, ayudando así a la recuperación de zonas como la del manguito rotador.

Cabestrillo inmovilizador de hombro pediatrico 

Como su propio nombre indica, está orientado al vendaje infantil. Cumple las mismas funciones que un cabestrillo inmovilizador básico para adultos.

Existen otro tipo de ortesis inmovilizadoras con vendaje simple, como el cabestrillo inmovilizador de hombro con vendaje Desault, orientada a las lesiones acromioclavicular y escapulohumeral, que sitúa el codo en una posición de 90 grados y se acompaña de una férula para lograr un mejor soporte; y el cabestrillo inmovilizador con vendaje Dujarrier, recomendada para la inmovilización escapulohumeral y las lesiones del manguito rotador, y que se acompaña de una almohada axilar.

En cuanto a los cabestrillos inmovilizadores de brazo, también existen diferentes tipos de ortesis:

Cabestrillo inmovilizador eslinga

Orientado a aquellos brazos que ya estén enyesados. Sirve como soporte para mantener el brazo inmóvil y bien amarrado.

Cabestrillo inmovilizador transpirable

 Este tipo de ortesis facilita la transpiración de la zona afectada gracias a que está fabricada con una tela fina que asegura que la zona se mantenga seca, sobre todo de sudor. Es un cabestrillo muy útil para según qué épocas, como el verano, así como para ser utilizado en lugares o en ocasiones muy calurosas.

Cabestrillo inmovilizador de brazo infantil

Al igual que ocurre con el cabestrillo para hombro ortopédico, esta ortesis reduce su tamaño y aumenta la comodidad para ajustarse debidamente al cuerpo de los más pequeños.

En el caso de los soportes pediátricos, no difieren mucho de los cabestrillos para adultos, pero sí que debemos prestar más atención a su uso y colocación para que los niños se encuentren cómodos y la inmovilización sea lo más absoluta posible, ya que los niños tienden a ser inquietos por naturaleza y es peligroso que su ortesis esté mal colocada o suelta. Para que la recuperación sea rápida y no haya recaídas en la lesión, habrá que acudir con los niños al médico de forma recurrente y ayudarles en todo lo posible con relación al cabestrillo inmovilizador, para asegurarnos de que la rehabilitación se realiza de forma efectiva.

Recomendaciones para comprar un cabestrillo

En primer lugar, hay que tener en cuenta que cualquier lesión o fractura de hombro, brazo, codo o muñeca requiere de una ortesis inmovilizadora para que el proceso de rehabilitación sea rápido y efectivo. Podemos hacer uso de una órtesis auxiliar hasta que acudimos a nuestro médico, el cual nos dará la información necesaria para saber cuál es el cabestrillo adecuado para el tratamiento que deberemos seguir.

Una vez sepamos cuál es exactamente la lesión o fractura para tratar, deberemos hacernos con un cabestrillo inmovilizador que esté hecho del material que más convenga a nuestro brazo. Es importante que sea un material resistente para asegurar la protección y la sujeción, pero puede variar dependiendo de si la recuperación se realizará a corto o largo plazo, si es una lesión puntual o se trata de una rehabilitación posterior a una operación quirúrgica y dependiendo, también, de la posición a la que tengamos que mantener nuestro brazo y/o codo.

Así mismo, es recomendable que la órtesis sea ajustable para que resulte lo más cómoda posible. Si lo que buscamos es una pronta recuperación, deberemos hacer uso del cabestrillo de forma constante, por lo que es vital que nos encontremos a gusto con él y que su amarre no nos suponga un problema.

Beneficios y ventajas de usar un cabestrillo ortopédico

Como ya hemos mencionado, la ortesis inmovilizadora es uno de los principales elementos que aseguran la rehabilitación en caso de lesión o rotura de hombro, codo o muñeca. Gracias al cabestrillo, inmovilizaremos la zona más rápidamente y con mayor efectividad, lo que evitará que la lesión se agrave a largo plazo o se recupere de forma insuficiente, quedándonos una secuela de por vida que puede llegar a afectar a nuestro día a día.

Del mismo modo, a la hora de comenzar el tratamiento esta ortesis será de gran ayuda gracias a la sujeción y el agarre que ofrecen. La zona exigirá un reposo absoluto que sólo puede conseguirse con un cabestrillo inmovilizador que, además, la protegerá de golpes externos y movimientos bruscos.

Precauciones que se deben tener antes de usar un cabestrillo

A la hora de escoger la ortesis adecuada y utilizarla, es importante recurrir a un médico titulado para que nos dé instrucciones de uso y nos advierta de ciertos efectos indeseados. Si por ejemplo somos alérgicos a un tipo de material concreto, deberemos tenerlo en cuenta para que nuestro médico sepa qué cabestrillo recomendarnos para ayudar en el proceso de rehabilitación sin que suframos reacciones alérgicas graves.

Así mismo, si en la zona en la que hemos sufrido la rotura tenemos algún tipo de lesión expuesta, es importante consultarlo con nuestro médico para que nos recomiende cómo utilizar la ortesis, ya que un mal uso de ésta puede empeorar el estado de estas heridas y causarnos algún tipo de infección.

Cómo poner un cabestrillo

Ponerse una ortesis inmovilizadora puede parecer complejo, pero la realidad es que es un proceso sencillo si se siguen los pasos correctamente:

  • En primer lugar, colocamos el brazo lesionado en las partes de apoyo del cabestrillo, que van desde el codo hasta la muñeca. 
  • A continuación, nos pasamos la correa con cuidado por detrás del cuello y colocamos el brazo en un ángulo de 90 grados
  • Una vez adoptada dicha posición, ajustamos la correa con cuidado para asegurar la sujeción, procurando no apretar demasiado para que la correa no nos haga daño ni impida la circulación de la sangre. Hay que asegurarnos de que el brazo se mantenga inmovilizado.
  • Si nuestro cabestrillo inmovilizador cuenta con sujeción de velcro, la ajustaremos también con cuidado para inmovilizar el brazo por completo. 

En el siguiente video se explica de una manera más visual la manera correcta de ponerse un cabestrillo.

Es importante recurrir a un médico para que nos indique la postura idónea para la rehabilitación de nuestra lesión antes de colocar la ortesis inmovilizadora, así como pedir ayuda en la medida de lo posible por si surgiera algún incidente en su colocación. De igual manera, para vestirnos con un cabestrillo inmovilizador es recomendable recurrir a amigos o familiares o, de no poder hacerlo, vestirse con cuidado intentando mantener la postura recomendada por el médico en la medida de lo posible.

Cuando tengamos que ducharnos, lo ideal es quitarnos con cuidado el cabestrillo inmovilizador y proteger la zona con un vendaje provisional para evitar que se humedezca y sea difícil de secar. En el caso de no poder prescindir del cabestrillo por la naturaleza de la lesión, es imprescindible que lo protejamos con algún tipo de material impermeable que lo mantenga seco.

¿Cuál es el precio de un cabestrillo inmovilizador?

Dependiendo del tipo de ortesis y del material del que esté fabricada, el precio puede variar significativamente. No obstante, los cabestrillos inmovilizadores no son muy caros y pueden estar al alcance de cualquiera que los necesite.

Las ortesis más básicas oscilan entre los 10 y los 13 euros, mientras que los cabestrillos más complejos y resistentes pueden alcanzar precios cercanos a los 25 euros. Aun así, de media un cabestrillo inmovilizador cuesta unos 15 euros, un precio más que competitivo teniendo en cuenta que su uso nos ayudará a recuperarnos de una lesión o rotura y que, además, puede utilizarse en un futuro si padecemos algún tipo de lesión similar.

Conclusión

Una lesión o rotura en el hombro, el codo o la muñeca requiere un cuidado especial ya que, como hemos mencionado, son zonas muy susceptibles a los movimientos y es importante que su inmovilización sea absoluta para que la rehabilitación tenga éxito, así como para que no suframos secuelas a largo plazo que acaben convirtiendo en un tedio cualquier tipo de actividad de nuestro día a día. Por eso el cabestrillo inmovilizador es la solución más acertada para asegurar una pronta y efectiva recuperación de este tipo de lesiones.

Una vez superada la lesión, es recomendable utilizar nuestro brazo poco a poco, sin sobrecargarlo demasiado ni obligarlo a realizar tareas muy repetitivas. Es importante recurrir al médico de forma periódica para chequear nuestro estado antes de dar por sentado una recuperación completa. Y, por supuesto, es más que recomendable conservar el cabestrillo inmovilizador para futuras ocasiones en las que nosotros o un amigo o familiar padezcamos una nueva lesión, para así poder acelerar el proceso de recuperación en la medida de lo posible.

En el caso de que tengas alguna duda, déjanos un comentario y te responderemos en la mayor brevedad posible.

###

Si te ha gustado el artículo y te ha sido útil, por favor, ayúdanos a que esta información llegue a más personas. Solo tienes que hacer click en los botones que verás abajo y compartirlo en tus Redes Sociales. Muchísimas gracias por tu ayuda.

Deja un comentario

“Este sitio web utiliza cookies, tanto propias como de terceros para recopilar información estadística sobre su navegación y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, generada a partir de sus pautas de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso”. Más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar