Colchón antiescaras: qué es, ¿cómo funciona y para qué sirve

Generalmente cuando una persona pasa la mayor parte de su tiempo acostado por diferentes razones, por ejemplo, una persona que tuvo un accidente y esto le ocasionó lesiones en las que el médico le recomendó guardar reposo en cama, se pueden producir ulceras por presión excesiva en ciertas partes del cuerpo llamadas también escaras.

En este sentido se podrían producir trombo coagulaciones de alto riesgo para la salud de la persona. Cuando el caso es que el paciente no se puede movilizar, se tiene como resultado que, la presión de la sangre se estanca hasta llegar al punto en el que se empiezan a desarrollar estos problemas y por supuesto desmejorando su nivel y calidad de vida.

Los mejores colchones antiescaras y mas vendidos de la actualidad:

¿Qué es un colchón antiescaras y para qué sirve?

Ciertamente en tono de preocupación con respecto a la salud de las personas que pasan por estos procesos y en pro de combatir esta problemática. En los distintos comercios dedicados a estos rubros se encuentran disponibles los llamados “colchones antiescaras”.

Estos colchones antiescaras tienen la finalidad de ayudar a las personas que se encuentran en cama a evitar estos problemas con las ulceras por presión lo que se puede llamar (efecto previsor). Además son perfectos para tratar las escaras que ya han aparecido para que no sigan avanzando en su proceso degenerativo.

Es de vital importancia que las personas que permanecen de reposo en cama consigan métodos eficaces para prevenir dichas escaras. Y por ello es magnífico contar con esta solución. Los colchones antiescaras son una herramienta transcendental. Están formados por varias celdas de aire que se pueden inflar y desinflar de manera alternante.

En consecuencia es por ello que el colchón antiescaras procura alivio en las zonas de mayor riesgo de aparición de las mencionadas. Estos colchones cuentan con un compresor que hace que su manejo y el proceso de inflarlo sea más fácil. Existen diversos tipos de colchones antiescaras con características distintas.

Quien posea la necesidad puede adquirir el colchón antiescaras que más se adecue a sus necesidades. Esto se refiere a que según el grado de escaras que posea el paciente se determinara cual es el que mejor le asienta, o si por el contrario simplemente se encuentra cumpliendo un reposo en cama y lo que desea es prevenir el inicio de esta condición de salud.

Son considerados una solución práctica y muy viable, que nos da la posibilidad de reducir la presión que se puede generar en distintas zonas del cuerpo en las cuales se mantiene apoyado con mayor frecuencia. Una de sus ventajas es que cualquier persona a la cual se le indique que deba utilizar este colchón podrá obtenerlo en el mercado.

Por las razones que se mencionaban con anterioridad que van desde estar inmovilizados durante un tiempo prolongado, como, por ejemplo: personas con fracturas, personas con alteraciones de flujo sanguíneo que presentan dificultades de carácter neurológico, individuos que sufren de sudoración excesiva, también para las personas mayores y que presentan dificultades con incontinencia fecal o vesical y a cualquier otro problema con relación.

¿Qué son las escaras o úlceras por presión 

Las escaras también llamadas ulceras por presión de cubito. Son lesiones que se producen en la piel luego de largos periodos de presión en una misma zona del cuerpo. Aparecen por la falta de circulación sanguínea en la zona lesionada. Existen casos más graves en los cuales el músculo y hueso también pueden lesionarse.

Las ulceras por presión o escaras son repetitivas en los pacientes después de largos lapsos de tiempo hospitalizados. La ventaja es que con el cuidado necesario pueden prevenirse. Estas son un problema de salud extendido y mayormente ignorado.

En algunos casos las escaras figuran como un inconveniente menor y pueden recibir un tratamiento simple. Sin embargo, en ocasiones pueden provocar un daño cutáneo amplio y conllevar a infecciones graves como lo es una sepsis, o infección general y extensa de la sangre, una gangrena, es decir, muerte del tejido corporal.

Son dos los objetivos principalmente importantes que se deben asistir a las personas enfermas o propensas a sufrir de escaras. Ante todo intentar lo máximo posible el desarrollo de las escaras mediante la ropa, equipos especializados, y el cambio recurrente de la posición del paciente.

También se deben tratar las ulceras existentes asegurando una limpieza adecuada del área afectada, el uso de los antibióticos, mejorar el habito alimenticio, y en casos graves la cirugía.

Las áreas del cuerpo que están mayormente expuestas a las escaras son las que no están recubiertas por una cantidad considerable de grasa corporal y por ende están en contacto directo con una superficie de apoyo como la cama o la silla de ruedas.

Para dar un ejemplo más claro, un paciente afectado en cama se encuentra en riesgo de desarrollar una úlcera por presión en los hombros o parte superior de la espalda, la nuca, borde de las orejas, en los codos, en los pechos para el caso de las mujeres y para los hombres en sus genitales, parte inferior de la espalda, la cadera también en las rodillas, tobillos, talones y dedos de los pies.

Por otra parte, un afectado que esté en silla de ruedas tiene riesgo de desarrollar una úlcera por presión en las nalgas, la columna vertebral, el coxis, los omoplatos y la parte posterior de las extremidades.

Las escaras se pueden presentar por categorías:

Categoría I: Es una escara de primer grado, es el tipo de úlcera por presión más superficial. El área de la piel afectada se torna descolorida y rojiza en pacientes blancos, y en tonos amoratados o azulados en pacientes de piel más oscura. Cuando una úlcera es de primer grado la piel permanece intacta, pero puede ocasionar dolor, escozor y presentarse tibia y mullida o bien dura al tacto.

Categoría II: Una característica de las úlceras por presión de segundo grado, es que parte de la superficie externa de la piel llamada la epidermis o la parte más interna de la piel nombrada dermis, resulta deteriorada, lo que ocasiona una pérdida de tejido cutáneo. En este grado la ulcera se presenta como una ampolla o una herida abierta.

Categoría III: Cuando una úlcera por presión es de tercer grado, ya la pérdida de piel se produce en todo el grosor de la misma y el tejido interior también se ve dañado. Los músculos y el hueso no muestran daños. Para este momento la ulcera posee una apariencia de herida profunda con forma de hueco.

Categoría IV: Ya que la escara es de cuarto grado se reconoce como el tipo de úlcera más grave y preocupante. Para este nivel la piel ya está gravemente deteriorada y el tejido contiguo se muere, a esto se le denomina necrosis. Entonces el músculo profundo, o el hueso, pueden resultar también afectados. Estos pacientes se encuentran en riesgo de desarrollar infecciones altamente graves.

Tipos de colchones antiescaras

Existen tres grandes grupos entre los cuales se pueden clasificar los colchones de escaras. Los colchones de aire, que son los que poseen conductos independientes que se van inflando y desinflando alternativamente con un compresor eléctrico, lo que logra modificar las zonas de presión del cuerpo.

Los colchones de agua, estos son colchones de plástico rellenos de agua caliente que posibilitan que el cuerpo flote. Y finalmente los colchones de espuma que están elaborados con bloques o franjas de espuma no muy compacta, unidos entre ellos y apoyados sobre un bloque prolongado que reparte la presión del cuerpo por toda su superficie.

Estos últimos no se fijan en una parte puntual del cuerpo.

Como dato especial se piensa que de las tres clases el colchón antiescaras más eficaz y duradero es el de espuma, porque el material de los otros es plástico y por ende se rompen con mayor facilidad o dependen de la electricidad para mantener el agua caliente o cambiar el aire de conducto.

Colchones antiescaras de poliuretano

Esta presentación está elaborada con un material de plástico poroso, posee un complemento de burbujas denominadas como “goma espuma”. Entonces mientras más compactos son los colchones, mayor firmeza poseen. Estos son de precio considerablemente económico, pero su capacidad antiescaras es de la más baja. Su uso es recomendado solo para casos leves o para ubicarlo debajo de un colchón de aire.

Colchones antiescaras de látex

Están adecuados para personas que tienen problemas de espalda y también para aquellas personas que tienen malas posturas para dormir. El látex es un material que se adapta a la forma del cuerpo consiguiendo un alivio de la presión o el dolor.

Colchones antiescaras viscoelásticos

Poseen la característica de hundirse en función de la temperatura y el peso corporal, disminuyendo los puntos de mayor presión, ofreciendo así una superficie de apoyo más amplia. Este tipo de colchones antiescaras están confeccionados con un material viscoelástico, que se caracteriza por tener función de memoria.

En otras palabras, el momento en el que nos acostamos sobre él, se quedarán marcados de acuerdo a nuestra forma. Sin embargo, cuando nos levantemos retomara su forma principal. Tienen la particularidad de no deformarse.

Colchones antiescaras de aire

Esta suele ser la opción preferida y la que otorga los mejores resultados puesto que estos colchones han sido confeccionados utilizando un material que se conoce como cloruro de polivinilo que tiene la cualidad de ser muy flexible y manejable. Generalmente, está disponible en color blanco o en color transparente.

¿Cómo funciona un colchón de aire?

Internamente se conforma de unos pequeños conductos (que conocemos como celtas o celdillas) estas se pueden inflar alternativamente utilizando un compresor. Además, en varios de los modelos de colchones que podemos comprar en el mercado, se anexa este compresor para que no tengamos que comprarlo adicionalmente.

Lo ideal es reducir la presión que se ejerce en determinadas zonas del organismo con el objetivo de estimular el flujo sanguíneo. Existen modelos muy precisos que cuentan con controles de mando los que ayudarán al paciente a poder inflar ciertas zonas determinadas, en vez de hacerlo con todo el conjunto.

¿Cómo colocar un colchón antiescaras de aire?

Principalmente se debe adaptar sobre un colchón clínico o uno tradicional, preferiblemente duro como los ortopédicos. Luego asegúrate de cubrir con sábanas clínicas o de algodón puro, entre el colchón y el paciente.

Finalmente, se tienen que colocar los faldones o extensiones debajo del colchón para garantizar que la persona no se deslice cuando se mueva. Están diseñados para adaptarse a las camas articuladas.

Colchón antiescaras de agua

Para concluir, nos encontramos con los colchones antiescaras de agua que son fabricados con material plástico. Su interior se llena de agua caliente, que debería estar a una temperatura aproximada de 37°. Lo ideal es lograr que el cuerpo pueda sentir la sensación de flotar, pero a su vez evitando las temperaturas frías que son contradictorias para las ulceras.

Medidas del colchón antiescaras

Como referencia se exponen las medidas del colchón antiescaras SY200 Apto para camas de 90×190 Largo: 199 mm.  (apto para colchones de 1.90 o 2.00 metros) Ancho: 88 mm Bandas de sujeción: Tiene 2 bandas de sujeción de 40 cm para fijarlo al colchón del paciente y que no se mueva.

Fundas y cubre colchón antiescaras

Están diseñados para el mayor resguardo del colchón con respecto a los fluidos que pueda segregar el paciente durante su estancia en el mismo. Facilitando así su mantenimiento y durabilidad. Estas también pueden obtenerse adicionalmente.

En el caso de que tengas alguna duda, deja un comentario y te responderemos en la mayor brevedad posible.

###

Si te ha gustado el artículo y te ha sido útil, por favor, ayúdanos a que esta información llegue a más personas. Solo tienes que hacer click en los botones que verás abajo y compartirlo en tus Redes Sociales. Muchísimas gracias por tu ayuda.

ARTÍCULOS RECOMENDADOS

Deja un comentario

“Este sitio web utiliza cookies, tanto propias como de terceros para recopilar información estadística sobre su navegación y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, generada a partir de sus pautas de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso”. Más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar